Gastritis: ¿Como se cura?

¿Qué es la gastritis?

El estómago se encuentra situado entre el esófago al que se comunica a través de una válvula llamada cardias y el intestino delgado en donde atraviesa el píloro llegando al duodeno.

Presenta dos curvas: la mayor y la menor.

La función del estómago es secretora que es la que ayuda a que se realice el proceso de la digestión y motora ya que a través del movimiento logra triturar y mezclar los alimentos que descarga, ya elaborado el quimo, hacia el duodeno.

Para lograr realizar este proceso de digestión el estómago cuenta con más de 10 millones de glándulas llamadas oxínticas, que son las encargadas de secretar el jugo gástrico que se compone por ácido clohorídrico y lo que se denomina factor intrínseco de Castle y que puede alcanzar los dos litros de secreción diarios, el cual sirve para acabar con las bacterias, virus u hongos que son ingeridos junto con la comida, pero también, a manera de protegerse secreta también una mucosa alcalina en forma de moco y pepsinógeno para que esa composición química ácida no corroa sus paredes mucosas.

Es precisamente cuando se lastima esa mucosa del estómago que aparece la gastritis, que se presenta en forma de lesión inflamatoria y puede clasificarse, de acuerdo al sitio en el que se ubica en varias formas: Gastritis fúndica, antral, corporal media y en caso de que la afectación del estómago sea total recibe en nombre de pangastritis.

En México, la gastritis se ubica como el cuarto padecimiento de mayor incidencia en la población y cada día aumentan los casos en jóvenes y niños, quienes en el pasado no la padecían.

También de acuerdo a la forma en que aparece o el tiempo en que se ha desarrollado pueden ser agudas o crónicas, esto es, aguda cuando es de aparición repentina y crónica cuando ya hace tiempo que se sufre.

La inflamación es producto de los glóbulos blancos que llegan a combatir la infección y que se permean hacia las mucosas gástricas, un proceso natural.

En las gastritis agudas, las manifestaciones pueden variar y van desde una leve molestia hasta hemorragias digestivas y muchas pueden derivarse de una infección, en ambos casos existe inflamación y sus causas pueden ser producto de estrés, lesiones, ingestión de fármacos, infecciones o trastornos del sistema inmunológico.

Causas de la gastritis

En el caso de la gastritis erosiva sus factores externos son el estrés, el consumo de alcohol, la aspirina o fármacos así como antiinflamatorios no esteroideos, las infecciones virales y bacterianas, la ingestión de sustancias corrosivas y la enfermedad de Crohn, extirpación de parte del estómago y en casos de infestación de lombrices en el intestino o factores internos como bilis, jugo pancreático, uremia o inmunes, que es cuando se tiene una alteración en el sistema inmunitario, factores genéticos o hereditarios

Se relaciona a las gastritis no erosivas a la existencia de Helicobacter Pylori, una bacteria que se estima tiene la mitad de la población mundial y puede producir úlceras estomacales, infecta el cuerpo a través de consumo de agua contaminada y el problema  de su erradicación es que tiene la capacidad de vivir en el ambiente ácido secretado en el estómago y por es difícil su tratamiento.

También pueden presentarse virus u hongos que afecten la mucosa gástrica.

En el caso de menores que han ingerido sustancias cáusticas, dependerá el tiempo en que el químico permaneció en su estómago y la cantidad que ingirió y las maniobras para su expulsión, sobre lo que hay que recordar que al ingerir sustancias cáusticas no se debe inducir al vómito, sino que se darán pequeñas cantidades de leche (no grandes para no provocar el reflejo de vómito) para diluir el producto en su interior en lo que se acude a la sala de urgencias del hospital.

SÍNTOMAS COMUNES

Dentro de sus síntomas encontraremos: Malestar abdominal, indigestión, náuseas, inflamación abdominal, dolor, ardor e incluso vómitos, anemia por la mala absorción de la vitamina B12 que ayuda en la producción de glóbulos rojos, mareos e incluso heces con sangre obscura (melena), sensación de peso en el epigastrio y diarrea si se ha afectado el intestino.

Otro síntoma característico es la sensación de vacío en el estómago con ardor y la intolerancia a ciertos alimentos.

La gastritis nerviosa por otra parte, se produce por el estado de miedo o ansiedad e irritabilidad y presenta ardor en el estómago, eructos, inflamación y sensación de estómago lleno.

Para corroborar su existencia y dependiendo de la afección se podrá realizar una endoscopia para confirmarlo y se logra a través de la inserción de un tubo por la boca que tiene una pequeña cámara en su origen que permite ver el estado de la mucosa gástrica al médico especialista.

Regularmente para combatirla se recetan fármacos que ayuden a reducir el ácido gástrico y otros más para resolver el problema que la originó, como pueden ser antibióticos para una infección bacteriana, aunque se ha comprobado que solo el Helicobacter Pylori resiste las condiciones del ácido estomacal, por lo que es la bacteria que mayores estragos causa en la mucosa gástrica.

Es muy importante que la mucosa gástrica se encuentre en buen estado, ya que de ella depende que la absorción en el intestino del hierro, del magnesio, del calcio y otros minerales, así como la vitamina B12, el betacoroteno, el ácido fólico, las vitaminas C, D, E sea exitosa.

CURAS

Los médicos son los expertos en determinar qué clase de fármacos y en qué cantidad deben administrarse, pero sin duda alguna la dieta que se siga será fundamental para la remisión de la gastritis, por lo que el paciente debe evitar consumir alimentos que sean irritantes gástricos o muy pesados para la digestión, evitar tomar aspirinas (ácido acetilsalicílico) o antiinflamatorios no esteroideos.

También deben evitarse los alimentos muy condimentados, el café, el alcohol, el tabaco, las comidas copiosas (es mejor comer en poca cantidad cinco veces al día que tres grandes comidas), las grasas, los irritantes y en la medida que se pueda el estrés.

Es conveniente realizar actividad física y acostumbrarse al cambio de los hábitos alimentarios en tanto remite la gastritis.

CURACIÓN NATURAL

Existen evidencias prehispánicas de que nuestros antepasados sufrieron gastritis y úlceras gástricas, como quedó de manifiesto de acuerdo al estudio que realizó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en el cual el antropólogo Ilán Leboreiro quien descubrió que sustancias como cuarzo, calcita, saponita, magnesio, hierro así como silicato de aluminio, eran usadas por los antepasados de América para curar la gastritis, lo que descubrieron al estudiar momias de esa época.

De hecho, aún en medicina tradicional siguen utilizándose arcillas que se componen de silicato de aluminio para curar la gastritis y otros padecimientos más y aún se emplean emplastos para desinflamar y descongestionar el abdomen u otros órganos internos.

 PLANTAS

ACELGA: Tiene propiedades digestivas y calma las molestias de gastritis, se prepara una bebida cociendo 3 o 4 hojas de la planta y colándola, se bebe en ayunas media hora antes de la comida, se puede endulzar con un poco de miel.

ALOE VERA: A pesar de que la mayor parte de la sábila contiene agua y tan solo uno por ciento de otras sustancias, tiene una alta carga de vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos grasos esenciales, polisacáridos, saponinas, antraquinonas, ácido salicílico, descubriéndose entre sus propiedades que inhibe los síntomas de la gastritis ya que reduce las lesiones gástricas y la cantidad de jugo gástrico, además de que desinflama las paredes estomacales combatiendo a la vez bacterias que puedan generar infecciones en el estómago, es ligeramente tóxico y puede ser laxante además de que no se emplea en embarazadas  y debe remojarse un día antes para extraer la gran cantidad de yodo de la planta y consumirse al día siguiente el interior del trozo de penca.

ALBAHACA: El té o la ingestión cruda puede ayudar en digestiones lentas y gases estomacales.

ALCACHOFA: Es digestiva, evita la acidez y es por esto que es un alimento alcalino.

ALFALFA: Es altamente efectiva en el tratamiento de la gastritis y úlceras gastroduodenales, aunque no se debe consumir en exceso en los casos de lupus eritematoso ni pancitonemoa.

ANGELICA: Ayuda a mejorar la digestión, no se usa en niños.

ANIS: Es carminativo, digestivo y balsámico además de que mejora la digestión, con una sola gota sirve para gastralgias e incluso en diarreas y gastroenteritis.

ARTEMISA: Es antibacteriana, aperitiva, favorece la digestión, da mal sabor a la leche de los lactantes.

AVENA: Los copos ayudan en el tratamiento de colon irritable y estómagos sensibles, no es tóxica.

CALÉNDULA: Desinflama las paredes gástricas, se pone a hervir una pizca y se cuela para beberla, alivia el dolor, se puede beber en la mañana o en la noche pero diariamente hasta que remita el dolor.

CANELA: Se usa en atonías gástricas, como aceite posee efecto relajante, es desinflamante. Se le reconocen cualidades antibacterianas por lo que se utiliza en el combate de H. Pylori e incluso es desparasitante. No es tóxica pero no debe administrarse en aceite en casos de afecciones cardiacas.

CARDO MARIANO: Tiene acción positiva en la acción cicatrizante en las hemorragias digestivas y no es tóxico.

CEBADA: Mejora la digestión, alivia las diarreas, en agua desinflama las paredes gástricas, no es tóxica.

CONGOROSA: Esta planta reduce la acidez estomacal y regenera las paredes estomacales, se hace un preparado con unas hojas en agua hirviendo, luego de reposar 10 minutos se cuela y se bebe tibia de preferencia en ayunas o media hora antes de cada comida.

FLOR DE MARACUYA: La flor de maracuyá y sus hojas son excelentes en te para curar la gastritis y la úlcera estomacal, la fruta contiene gran cantidad de vitaminas A, B y C y por contener muchas fibras, auxilia en el mantenimiento y buena salud de la flora intestinal. 

HIERBABUENA: Alivia los dolores estomacales, ya que relaja los músculos, se puede comer cruda masticando las hojas o en té.

HIERBA LUISA: Detiene espasmos gástricos dispepsias, gases intestinales, vómitos, no es tóxica.

LAUREL: Calma dolores gástricos y vómitos de origen digestivo.

LAVANDA: Está indicada para gastritis nerviosas ya que reduce los síntomas de ansiedad.

LINO: Su ingestión mejora las úlceras pépticas.

MANZANILLA: es una planta muy conocida y común, tanto que se le puede conseguir fresca o en té, se utiliza para calmar el dolor de estómago, gracias a que en sus elementos se encuentran flavonoides y terpenoides, de hecho luego de comer una comida copiosa, es aconsejable terminar con una taza de té de manzanilla caliente para favorecer la digestión y quitar la sensación de pesadez.

En el caso de la gastritis nerviosa se aconseja tomar una infusión diaria, pero no en altas cantidades porque es diurética.

MENTA: En té resulta antiespasmódica, antiséptica, carminativa, evita malas digestiones, impide la formación de gases intestinales, suaviza los espasmos, combate el mareo en los viajes

NUEZ MOSCADA: Combate la dispepsias, los gases, colitis espasmódica, infecciones gástricas, su toxicidad es baja pero no debe emplearse diariamente.

OREGANO: Mejora las digestiones, no es tóxico pero es mejor no emplear en dosis altas en niños.

PEREJIL: Es una fuente de vitaminas A, B, C, E y K, mitiga el dolor del estómago, reduce la inflamación, los gases intestinales.

PULSATILLA: Calma los dolores gástricos.

QUELITE (CHAYA): El nombre de este grupo de plantas habla de que se trata de hojas y tallos comestibles, son muy reconocidos en el tratamiento de la gastritis, entre los quelites más populares y de mayor consumo (a pesar de que existen más de 150 quelites) en la República Mexicana encontramos: LA VERDOLAGA, EL PÁPALO, EL HUAUZONTLE, LOS ROMERITOS, EL EPAZOTE, LA HOJA SANTA, LOS BERROS, LA CHAYA, EL QUELITE CENIZO, LOS CHEPILES Y LOS QUINTONILES.

Algunos de ellos se comen cocidos o en guiso con carnes y salsas, el huauzontle se prepara regularmente robozado y otros como el Berro se consumen en ensalada crudos o la Chaya en Agua fresca o en guisos.

Se ha comprobado su efectividad en el combate contra la H. Pylori, ya que, de acuerdo a estudios realizados por la UNAM, se logró determinar que su ingestión es incluso más efectiva para la erradicación de la bacteria que el propio Metronidazol, un antibiótico regularmente recetado con ese fin

REGALIZ: Es un suavizante de la mucosa gástrica, antiácido, presenta un marcado efecto como anti ulceroso, calma la irritación de las membranas mucosas, no es tóxico pero evitar en casos de hipertensión y embarazo.

TOMILLO: Mejora la digestión y protege las paredes intestinales, debe beberse después de las comidas en infusión.

ZARAGATONA: Es laxante emoliente y suavizante en gastritis no es tóxica.

FRUTAS, VERDURAS Y LEGUMBRES:

BROCOLI: Las flores de Brócoli están indicadas para combatir la gastritis así como para desinflamar el intestino, mejorar la digestión y favorecer la motilidad gástrica, aunque también aumenta la producción de gases

COCO: El agua de coco es una bebida que resulta antibacteriana, pero además reduce el dolor de la gastritis y la inflamación estomacal, evita la acidez, las agruras y previene el reflujo, el agua se puede beber durante el día, es aconsejable que sea el agua extraída directamente del coco de preferencia para evitar los azúcares añadidos

COL O REPOLLO: El jugo de col es de gran ayuda en la gastritis, además de prevenir infecciones derivadas de la bacteria H. Pylori.  Es rico en vitamina C y también en L-glutamina, así como del antioxidante sulforafano, que pueden proteger las paredes gástricas así como ayudar en la curación del síndrome del intestino permeable y ayudar en la cicatrización de úlceras gástricas, aunque puede aumentar la producción de gases.

JENGIBRE: Este tubérculo es muy utilizado para ayudar al proceso digestivo, ya que equilibra los jugos gástricos, a la vez de que estimula a los receptores de serotonina en el intestino, que son los encargados de generar un mayor movimiento intestinal.  Se le utiliza regularmente para evitar la inflamación en el estómago y previene las náuseas, tanto de mareo como las provocadas por enfermedad ulcerosa gástrica.

LIMÓN: Por contradictorio que parezca, el limón genera alcalinización en el estómago, pero debe consumirse en agua tibia, al ser un cicatrizante ayuda a sanar las úlceras

MANZANA: Gracias a su contenido de pectina reduce el ardor e irritación de la mucosa gástrica, aunque por su contenido de fibra la medicina tradicional mexicana sugiere consumirla cocida en agua en las crisis de gastritis.

PAPA: El jugo de papa es recomendado si se consume en ayunas ya que puede hacer las veces de antiácido, también se puede aplicar como cataplasma sobre el estómago en rodajas y cubierta por un paño para desinflamar

PAPAYA: Esta fruta contiene una enzima llamada papaína que reduce la inflamación y el dolor del estómago, de hecho existen pastillas de esta enzima, también mitiga la acidez, el reflujo y la indigestión. Se come regularmente cruda y es mejor durante las primeras horas del día, no es tóxica pero lo mejor es no consumirla en exceso porque es también un probado laxante

PLÁTANO: Esta fruta protege las paredes estomacales de sus propios ácidos, es de fácil digestión y es benéfico para acelerar la motilidad estomacal

RECETAS

PAPA: Se pelan las papas y se rallan, luego se colocan en un colador y se presionan para extraer el jugo, mismo que puede beberse antes de las comidas o durante los síntomas de la gastritis, otra forma de consumirla es molerla en la licuadora con un poco de agua, colar y beber luego de que repose dos horas.

 JENGIBRE: En una taza de agua caliente se dejan reposar durante una hora dos rebanadas de jengibre, luego se bebe.  Otra preparación es hervir en un pocillo de agua dos cucharadas de jengibre picado y se endulza con un poco de miel, se bebe caliente, si se desea consumir crudo, puede cortarse en pequeños pedacitos (es muy picante) y unirla a trozo de manzana y apio o, de consumirse cocido se puede hervir con la manzana y luego prepararlo como puré o compota.

VINAGRE DE SIDRA DE MANZANA: Se coloca en un vaso de agua una cucharadita de vinagre de manzana y una de miel, se revuelve y se bebe en pequeños sorbos a lo largo del día.

ALOE VERA EN JUGO: En un litro de agua se muelen dos cucharadas soperas de sábila fresca y se bebe durante el día.

BICARBONATO DE SODIO: En un vaso de agua se diluye media cucharita de bicarbonato, esperando a que se vea transparente, se bebe en pequeños sorbos.

CUACHALALATE: Se hierven pedazos de corteza en dos litros de agua y se cuelan, se puede beber durante el día.

REGALIZ: Se prepara una infusión hirviendo un pedazo de raíz seca en un pocillo de agua, luego de que haya lanzado el primer hervor se deja reposar una hora y se bebe media hora después de los alimentos.

LINO: Se remoja una cucharada de semillas de lino durante toda la noche en un vaso de agua y se bebe por la mañana luego de colarlo, otra receta se puede realizar cociendo cebada para después unirla al agua en la que reposaron las semillas de lino toda la noche.

PAPAYA: Moler en agua y preparar un licuado de papaya al que se puede adicionar medio plátano sin azúcar.

CHAYA: Ocho hojas de chaya lavadas se licúan en agua y se cuelan para obtener agua fresca, se puede añadir un chorrito de limón y se bebe todo el día no es tóxica.

PEREJIL: Se licúa 150 gramos de perejil en un litro de agua y se deja reposar durante dos horas, luego de eso se cuela la mezcla y se coloca en una botella que debe ser de cristal, se coloca en un sitio templado en el que no caigan los rayos del sol de manera directa, si el sabor es muy intenso puede ponerse un chorrito de limón o endulzar con un poco de miel.

DIETA

Es importante apuntar los alimentos que comemos a diario para poder detectar aquellos que nos generan mayor molestia y así evitarlos durante nuestro tratamiento de gastritis, aunque hay algunos que causan generalmente inflamación como: alimentos procesados, café, refrescos, alcohol, picantes e irritantes, caldos de carne, frutas fibrosas crudas, verduras fibrosas crudas así como lácteos de alto contenido de grasa

Es mejor optar por frutas cocidas, productos lácteos descremados o bajos en cantidad de grasas, jamón de pavo o pechuga de pavo y en el caso de cereales que no sean integrales por el alto contenido en fibra que puede irritar las paredes estomacales y el intestino.

Es preferible que los alimentos estén cocinados al horno, al vapor o hervidos o a la plancha pero sin llegar a tostarse y en lo posible aumentar gradualmente el consumo de frutas y verduras, que preferiblemente deberán ser maduras o estar cocidas o en compota en fases agudas y elige endulzar preferentemente con miel

Se recomienda comer cinco veces al día, en pequeñas porciones y no en grandes cantidades, evitando recargar el estómago con comidas pesadas, masticar despacio y bien cada alimento, recordando el dicho milenario hindú «bebe los sólidos y mastica los líquidos».

Se recomienda no beber gaseosas ni café y sustituirlas por agua fresca y té de manzanilla o hinojo o de alguna de las frutas que hemos mencionado en este artículo

DIETA BLANDA

Cuando la inflamación y el dolor son agudos, se sugiere que no se recargue al estómago con carbohidratos, grasas, azúcares ni excesos de fibras, por lo que en su fase más aguda se puede optar por dieta blanda.

La dieta blanda incluye también líquidos como caldos, jugos, batidos que además de contar con los nutrientes necesarios no genera mayor irritación por la excesiva motilidad del estómago

Caldo de Pollo, de carne de res, verduras suaves, batidos de proteínas, jugos verdes colados, agua de coco, gelatina,

AYUNO PARCIAL

Se recomienda pasar unas horas sin comer y así permitir al estómago recuperarse de la inflamación, para comenzar se dejan 12 horas entre la cena y el desayuno, aconsejando que la cena se realice a las 6 o 7 de la tarde, esto puede hacerse durante dos semanas.

ESTRÉS:

Evitar comer cuando se esté estresado, ya que muchas comidas se realizan por tensión nerviosa, siendo poco favorable para el estómago, esto porque forzarnos a comer cuando el cuerpo se encuentra en estado de alerta, tenderá a generar una mayor cantidad de jugos gástricos ya que otros sistemas tienen más prioridad para el organismo ante una amenaza, por lo que no puede digerir exitosamente en ese estado con lo que además se  estancarán los alimentos en el estómago y esto derivará en la proliferación de bacterias que generan toxinas que son descargadas al torrente sanguíneo.

Por eso es importante beber tés de lavanda, tila, flor de azahar, que nos hagan sentir tranquilos además de evitar comer constantemente, evitar emociones fuertes, practicar ejercicio, meditación, relajación, yoga a la par del tratamiento de la gastritis.

Cambiar nuestra alimentación, el practicar ejercicio, evitar comidas dañinas y mantener nuestro cuerpo sin estrés nos liberará de la molesta gastritis.

GLOSARIO DE TÉRMINOS QUE PUEDES ENCONTRAR EN ESTA PÁGINA

Amenorrea: Falta de menstruación

Analgésico: Calma o quita el dolor

Anestésico: Elimina la sensibilidad o la calma

Antídoto: Neutraliza la acción de los venenos

Antiemético: Impide el vómito

Antiespasmódico: Contra los espasmos (contracciones) o dolores agudos neurálgicos y otros

Antiepástico: Baja la fiebre

Antihelmíntico: elimina los parásitos

Antipirético: Baja la fiebre

Antiséptico: Destruye bacterias

Antitérmico: Baja la fiebre

Antitusígeno: Corta la tos

Aperitivo: Estimula el apetito

Aséptico: No tiene gérmenes, está esterilizado

Astringente: Detiene la secreción o la absorción

Balsámico: Contiene esencias balsámicas

Cardiotónico: Aumenta el músculo cardíaco

Carminativo: Provoca expulsión de parásitos intestinales

Cáustico: Sustancia que quema y corroe

Cefalea: Ligero dolor de cabeza

Colagogo: Favorece la expulsión de la bilis

Colerética: Estimula la producción de la bilis

Dentición: Cuando salen los dientes

Depresión: Reduce la tristeza, la melancolía y el abatimiento

Depurativo: libera al organismo y a la sangre de sustancias tóxicas

Detergente: Limpia heridas y llagas

Diaforético: Provoca el sudor

Disminorrea: Menstruaciones irregulares o difíciles

Disnea: Dificultad para respirar

Diuresis: Secreción de orina

Diurético: Provoca aumento de orina

Eccema: Enfermedad que se presenta en la piel con ardor y comezón

Emético: provoca el vómito

Emenagogo: Provoca menstruación

Emoliente: Previene inflamaciones y refresca

Energético: Estimula la energía

Enteritis: Inflamación en el intestino

Enterocolitis: Inflamación del intestino delgado y el colon

Espistaxis: Hemorragia nasal

Espasmolítica: Anula los espasmos

Estimulante: estimula la función de los órganos y la circulación de la sangre

Galactófago: Detiene la secreción de la leche materna

Galactógeno: Favorece la producción de leche materna

Hemicránea: Dolor de cabeza que da en un solo lado, aunque en ocasiones se usa para el dolor de cabeza en general

Hipnótico: Facilita el sueño

Hipomenorrea: Poca menstruación en cuanto al flujo

Hipotensor: Baja la presión arterial

Impértigo: enfermedad de la piel que se produce con costras y pústulas que dejan cicatrices

Laxante: purgante suave

Leucorrea: Secreción uterina o vaginal de color blanco

Linimento: Preparación a base de aceite y sustancias médicas o herbales para masajes

Meteorismo: Gas en el estómago e intestino que provoca dolor e hinchazón

Metritis: Inflamación del útero

Metrorragia: hemorragia uterina

Pectoral: Cura enfermedades del aparato respiratorio

Profiláctico: Previene la diseminación de la enfermedad

Resolutivo: resuelve un mal

Revulsivo: Aumento del flujo sanguíneo en una parte del cuerpo

Deja un comentario